Además del interés de las empresas por la seguridad de la información sensible relativa a su negocio, existen diversas regulaciones que establecen la obligatoriedad para las empresas e instituciones de garantizar la seguridad de la documentación que contenga datos personales.

Cuando ciertos soportes o documentos han dejado de ser útiles, es necesario practicar la destrucción de los archivos documentales, ya que la conservación de datos más allá del tiempo que es necesario genera costes de almacenamiento y expone a las empresas a riesgos asociados a un posible robo, uso ilícito o divulgación de datos confidenciales o personales, lo que podría suponer multas por incumplimiento. Para reducir estos riesgos, así como el coste económico que esto supone, se debe proceder a la destrucción segura de toda documentación confidencial.

No expongas tu información

Garantizamos la destrucción de sus documentos.